18 de noviembre de 2015

Contaminación atmosférica y tráfico: o como los propios ciudadanos demandamos contaminación

Resultado de imagen de contaminación atmosférica cochesPor fín, después de décadas de contaminación en la ciudad de Madrid se han tomado tibias (bajo mi punto de vista) medidas para reducir la contaminación. Como siempre las medidas son de urgencia y por tanto no solucionan de raíz el problema, el cual debe ser tratado de forma integrada (transporte público, concienciación, mejorar las frecuencias del transporte público, abaratarlo o incluso plantear que sea gratuito en horas punta para las zonas más congestionadas, dificultar la entrada de vehículos en el centro de la ciudad, subir los impuestos drásticamente a vehiculos grandes y de motorizaciones contaminantes, premiar a las familias sin coches, a las empresas con flotas eléctricas, premiar a taxistas con híbridos, etc. etc.). Madrid sufre un tráfico urbano terrible, esto junto con los periodos largos de situaciones anticiclónicas (algo común por estos lares), el poco viento, la poca lluvia, las calefacciones, y etc. etc. hacen que el aire sea irrespirable. ¿Cómo se solucionan estos problemas?, es relativamente sencillo: hay que reducir el tráfico rodado de motores de combustión interna, los cuales son los principales causantes de la contaminación atmosférica en nuestras ciudades, y fomentar sistemas de movilidad no contaminantes. El tráfico rodado genera graves problemas de salud a todos los ciudadanos. Por poner un ejemplo del grado de desinformación (intencionada o no) de algunos medios de comunicación, el otro día escuche a un médico que respirar el aire contaminado de Madrid solo ocasiona daños a la salud en personas con problemas respiratorios. Esto es un claro ejemplo de confundir efectos agudos (es decir a corto plazo con elevadas concentraciones de contaminantes atmosféricos) con efectos crónicos (es decir respirar todos los días de nuestra vida contaminantes atmosféricos), con esto parece que en cuanto bajen un poquito los niveles de por ejemplo óxidos de nitrógeno ya no hay problema. La realidad es que las medidas que deberían solucionar esto no nos gustan (por supuesto hablo en general, siempre hay ciudadanos concienciados), ¿cuál es el motivo? intentaré enumerar alguno (con cierta ironía....):



1. Nos gusta la comodidad de nuestro coche, escuchando la radio tranquilamente por la mañana sentados en el atasco: El centro de la ciudad (y la ciudad en general) es un espacio para las personas, es decir se debe facilitar a los peatones, ciclistas y usuarios del transporte público la movilidad, y para hacer esto hay que dificultar el transporte privado. Es una cuestión de física, el espacio es limitado.
2. Los anuncios de coches nos venden coches cada vez más grandes, y eso nos gusta. tener un SUV o un tontoterreno para llevar a los niños al cole por la mañana y cosas por el estilo. Este tipo de coches no deberían poder circular por el centro de una ciudad, ya que contaminan y son más peligrosos para los peatones (simplemente por pesar más y en ocasiones por tener defensas de las que se emplean en el campo y que ocasionan graves daños en caso de atropello), otro problema es que ocupan más espacio y esto estaría relacionado con el punto anterior.
3. La falsa idea de que los coches de ahora casi no contaminan. Creo que hay un claro ejemplo reciente del grado de engaño al que nos ha sometido la industria del automóvil, y claro si contaminan poco pues los usamos más...encima las marcas plantan el "eco" y el "green" por todos los lados y parece que los coches han sido producidos en un huerto ecológico........dan ganas de comérselos.....
4. Los políticos no toman medidas contra "la gente", y como a la mayoría de políticos les encanta ir en coche (cuanto más pesado y gastón mucho mejor, que pagan los de abajo) pues seguimos igual, y como a "la gente" también le gustan los coches pues es una pescadilla que se muerde la cola. Las medidas tomadas por muchos ayuntamientos son muy escasa y la mayoría pura "manicura", que si un carril bici mal diseñado, que si un alquiler de bicis que nadie usa, etc. para dar una imagen de "preocupación por nuestro medio ambiente".
5. Hay claros ejemplos de como utilizamos diferentes grados de preocupación según sea el problema: por ejemplo, si se descubre una pintura de manos para niños con un cierto riesgo de toxicidad (normalmente muy baja) inmediatamente "la gente" pide medidas, y rápidamente se retira del mercado y nuestros niños ya están a salvo. Mucha de esa gente aparca en doble fila en la misma puerta del colegio de sus hijos, contribuyendo a aumentar la concentración local de partículas en suspensión, las cuales son inhaladas por los niños (tanto los que cívicamente han llegado andando o en bici como los que no) y depositadas en su bronquios, con las posibles enfermedades asociadas a las vías respiratorias. Esto también es peligrosos (probablemente más peligroso que la pintura de manos), pero casi nadie pide la retirada de los coches de alrededor de los colegios.....curioso ¿no?
6. En España mucha gente piensa que el medio ambiente son los pajaritos y los arbolitos del bosque, y que un ecosistema urbano no forma parte de nuestro medio ambiente. Creo que es bastante claro que el coche de combustión interna no ayuda a una buena salud ambiental y por tanto habría que tender a su progresiva retirada de las ciudades.

Podría seguir enumerando diferentes puntos sobre este grave problema, pero creo que tenemos muchos países que ya tomaron el problema en consideración (por ejemplo Holanda o Dinamarca) y han puesto en marcha medidas reales y efectivas por el medio ambiente. Espero que estos episodios de Madrid nos ayuden a darnos cuenta de que lo que esta en juego es nuestro bienestar real (es preferible una buena salud e ir en una modesta bicicleta, que tener un gran coche y ostentar poder adquisitivo con los bronquios destrozados).

Resultado de imagen de contaminación atmosférica coches






2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo. Pero nos falta un largo camino de mentalización y concienciación.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo. Pero nos falta un largo camino de mentalización y concienciación.

    ResponderEliminar