23 de febrero de 2013

Los Paisajes de la Sal: El Valle del Río Salado (Guadalajara)


Cuando vamos al supermercado y compramos un paquete de sal el precio del mismo es casí ridículo, pero esto no siempre ha sido así. Hace siglos la sal era el "oro blanco" y por su control había luchas. Este pensamiento me ha venido a la mente porque hace unas semanas ha llegado a mis manos (bueno, mejor dicho a mi e-mail) el último número de la revista "El Alfolí", editada por IPAISAL (Instituto del Patrimonio y los Paisajes de la Sal). Éste número se dedica a las salinas que hay en el valle del Río Salado (provincia de Guadalajara), un lugar poco conocido pero de una gran belleza paisajística y cultural. Estas salinas están formadas por las Salinas de Imón y La Olmeda, las cuales durante la Edad Media fueron de una importancia clave, debido a la gran distancia que separaba el centro de la Península de la Costa, lo que hacía imposible la llegada de la sal desde la costa. La sal se utilizaba para el salazón de pescado y otros alimentos, pero también como moneda para intercambiar por otros preciados bienes. Hay noticias de las salinas desde antiguo, siendo el rey Alfonso VII (S.XII) el propietario y explotador en exclusiva de las mismas, este privilegio real se mantuvo durante siglos. Tan importante era el comercio de la sal, que durante el reinado de los reyes católicos se aplicaba la pena de muerte a los que introdujesen sal de fuera del reino (para evitar la libre competencia). A finales del S.XVIII el 7% de la sal producida en España procedía de Imón, lo que da idea de la importancia de las mismas. La decadencia de las salinas comienza en el S.XIX como reflejo de la propia decadencia que sufría España (inestabilidad política, pérdida de colonias, etc.). A finales del S.XIX las salinas pasan a manos privadas manteniéndose durante 130 años en la misma familia (familia Hueso, la de los famosos chocolates). El abaratamiento del transporte, hace que cada vez fueran menos rentables hasta ir reduciendo poco a poco su producción. Las salinas fueron nombradas Bien de Interés Cultural (BIC) en el año 1992, lo que por fortuna obliga a su mantenimiento. Además del lógico interés cultural de las mismas, el entorno presenta un elevado valor natural y ecológico, albergando especies vegetales raras que han hecho de la zona una Microrreserva (denominada Microrreserva de los Saladares de la cuenca del río Salado).Os dejo un par de imágenes tomadas en la Salinas de Imón.



No hay comentarios:

Publicar un comentario