30 de enero de 2013

Soledad


Las playas solitarias tienen un encanto especial, un  mismo sitio repleto de gente o sin ella puede dar una sensación totalmente distinta al observador. La foto fue tomada en Gijón.